humanista.es.

humanista.es.

Los temas recurrentes en el naturalismo: violencia, sexo y enfermedad

Los temas recurrentes en el naturalismo: violencia, sexo y enfermedad

Los temas recurrentes en el naturalismo: violencia, sexo y enfermedad

El naturalismo es un movimiento literario que tuvo su apogeo en la segunda mitad del siglo XIX, particularmente en Francia y Estados Unidos. Esta corriente se caracterizó por mostrar una realidad cruda y despiadada, sin ocultar los aspectos más violentos, sexuales y enfermizos de la vida. En este artículo, exploraremos los temas recurrentes en el naturalismo y cómo se manifiestan en la literatura de esta época.

La violencia es uno de los temas más notorios del naturalismo. Los escritores naturalistas retrataban sin tapujos la brutalidad y la crueldad de la vida, a menudo enfocándose en personajes marginados y sufridos que se ven atrapados en un mundo hostil. Uno de los ejemplos más claros de esto es "Germinal" de Émile Zola, una novela que muestra la lucha de los mineros en el norte de Francia a finales del siglo XIX. El libro es extremadamente violento, mostrando el sufrimiento y la opresión que padecían los trabajadores, y culminando con una escena trágica que culmina en la muerte de varios personajes. La violencia también se manifiesta en otras obras naturalistas, como "La bestia humana" de Zola, que explora el mundo del crimen y la prostitución en París.

Otro tema recurrente en el naturalismo es el sexo. Mientras que la literatura previa solía ser bastante pudorosa en cuanto a los temas sexuales, los naturalistas abordaban estos temas con franqueza y detallismo. En muchas novelas naturalistas, el sexo se presenta como una fuerza poderosa e incontrolable, capaz de dominar las vidas de los personajes. Por ejemplo, en "La regenta" de Leopoldo Alas "Clarín", la protagonista, Ana Ozores, se siente insatisfecha con su esposo y comienza una relación con un hombre más joven, lo que la lleva a una espiral de obsesión y destrucción. El sexo también es un tema central en "Thérèse Raquin" de Émile Zola, que muestra la pasión desenfrenada entre una mujer y su amante, que luego se convierte en una relación enfermiza y destructiva.

La enfermedad es otro tema recurrente en el naturalismo. Los naturalistas mostraban la vida tal como era, sin ocultar los aspectos más sombríos y dolorosos. Por lo tanto, la enfermedad y el sufrimiento eran temas comunes en la literatura de este movimiento. "La condesa de Charny" de Alexandre Dumas incluye una escena en la que la protagonista sufre una enfermedad terminal, mientras que "La bête humaine" de Zola explora las consecuencias de la locura y la degeneración física. "La lepra" es una novela breve de Federico Gamboa, que retrata la vida en una leprosería en México, mostrando el dolor físico y emocional de los enfermos.

En conclusión, el naturalismo es un movimiento literario que se caracteriza por retratar la realidad tal como es, sin ocultar los aspectos más crudos y despiadados. Los temas recurrentes en el naturalismo incluyen la violencia, el sexo y la enfermedad, todos ellos explorados con detallismo y franqueza. En la literatura naturalista, estos temas se manifiestan a través de personajes marginados y sufrientes, que tienen dificultades para adaptarse a un mundo hostil y sin compasión. A pesar de su crudeza, el naturalismo sigue siendo relevante hoy en día, ya que nos obliga a confrontar la parte oscura y dolorosa de la vida humana.