El subjetivismo en la literatura postmoderna

El subjetivismo en la literatura postmoderna

La literatura postmoderna, como movimiento literario, surge en la segunda mitad del siglo XX y se caracteriza por una ruptura con los estilos y formas literarias tradicionales. Uno de los aspectos más relevantes del postmodernismo es su tendencia hacia el subjetivismo, que se refiere a la importancia que se da a la subjetividad del autor, su perspectiva, sus emociones y experiencias. En este artículo analizaremos cómo el subjetivismo se manifiesta en la literatura postmoderna y su impacto en la comprensión de la obra.

El subjetivismo en la literatura postmoderna se encuentra profundamente arraigado en la idea de la muerte del autor. Esta teoría, propuesta por el filósofo francés Roland Barthes en 1967, asegura que la figura del autor debe ser eliminada de la interpretación de la obra literaria, para dar importancia únicamente al texto y la lectura que se haga de él. Esta idea dio lugar a una concepción de la literatura en la que se le otorga un papel principal al lector, quien puede interpretar la obra de manera libre y subjetiva.

Así, el subjetivismo en la literatura postmoderna se manifiesta en la ausencia de una única interpretación válida de la obra. Estos textos se caracterizan por ser polisémicos y admitir varias lecturas, todas ellas igualmente válidas. El autor pone su experiencia y subjetividad al servicio de la obra, pero no busca imponer su punto de vista al lector, sino dejarle la libertad de crear su propia interpretación.

La literatura postmoderna también se caracteriza por el uso de técnicas narrativas que permiten al autor manipular el tiempo y el espacio de la obra de una manera más subjetiva. La fragmentación, la dislocación temporal, el uso de múltiples narradores y la mezcla de géneros son algunos de los recursos que se utilizan para dar lugar a una narrativa más subjetiva y personal.

Por otro lado, el subjetivismo en la literatura postmoderna también se manifiesta en el tratamiento de los temas que se abordan en las obras. La literatura postmoderna refleja la realidad de manera fragmentada y subjetiva, adaptándose a la complejidad de la sociedad contemporánea. Estos textos abordan temas como el relativismo moral, la inseguridad y la incertidumbre del individuo, la crisis del lenguaje, entre otros. El autor deja que su subjetividad se exprese en la obra y, a través de ella, consigue llegar al lector de manera más efectiva.

Uno de los autores más representativos del subjetivismo en la literatura postmoderna es el estadounidense David Foster Wallace. Su obra se caracteriza por una fuerte carga subjetiva, que se manifiesta en el uso de técnicas narrativas que le permiten jugar con el tiempo y el espacio de la obra. En su novela "La broma infinita", Wallace utiliza múltiples narradores, saltos temporales y personajes excéntricos para crear una obra polisémica y de múltiples interpretaciones.

Otro ejemplo destacado del subjetivismo en la literatura postmoderna es la novela "El desierto y su semilla", del argentino Jorge Baron Biza. En esta obra, el autor utiliza técnicas narrativas subjetivas para contar una historia de dolor y sufrimiento personal. La obra es narrada en diferentes tiempos y por diversos personajes, lo que permite al lector acercarse a la historia desde distintas perspectivas y construir su propia interpretación de la misma.

En definitiva, el subjetivismo en la literatura postmoderna se manifiesta de diversas formas, tanto en la concepción del autor como en la narrativa, los temas que se abordan y el estilo literario. Esta tendencia hacia la subjetividad y la multiplicidad de interpretaciones de una obra literaria busca reflejar la complejidad de la realidad contemporánea y dejar al lector la libertad de crear su propia interpretación de la misma. La muerte del autor, la utilización de técnicas narrativas subjetivas y el tratamiento de temas complejos y fragmentados son algunos de los elementos que caracterizan el subjetivismo en la literatura postmoderna.