El naturalismo y su relación con el determinismo científico

Introducción

El naturalismo es una corriente literaria que surgió a mediados del siglo XIX, en pleno auge del positivismo y el determinismo científico. Esta corriente se caracterizó por su objetivo de retratar la realidad tal y como es, sin idealizaciones ni romanticismos. El naturalismo suele tener un fuerte enfoque en la clase obrera y sus condiciones de vida, y a menudo se representa el mundo social como algo determinado por fuerzas más grandes que el individuo. En este artículo, exploraremos la relación entre el naturalismo y el determinismo científico, y cómo este último influyó en la estética y la temática de esta corriente literaria.

El determinismo científico y sus implicaciones filosóficas

El determinismo científico es un enfoque filosófico que sostiene que todos los eventos, incluyendo los actos humanos, están determinados por fuerzas necesarias y suficientes y, por lo tanto, son predecibles. Estas fuerzas pueden ser físicas, químicas, biológicas o psicológicas, y pueden implicar variables complejas y desconocidas. El determinismo tiene implicaciones filosóficas profundas, especialmente en lo que se refiere a la libertad humana y la responsabilidad moral. Si todo está predeterminado, ¿realmente tenemos libre albedrío? ¿Podemos ser considerados moralmente responsables si nuestras elecciones están determinadas por fuerzas que no controlamos? Estas preguntas son relevantes para la literatura naturalista, que a menudo presenta un mundo en el que los personajes están luchando contra fuerzas sociales y biológicas más grandes que ellos. En este contexto, la pregunta de si los personajes tienen libre albedrío y responsabilidad moral se vuelve aún más compleja.

La literatura naturalista y su enfoque determinista

La literatura naturalista a menudo presenta un mundo en el que los personajes están atrapados en situaciones que parecen estar fuera de su control. Ya sea que se trate de la pobreza, la enfermedad o la falta de oportunidades, los personajes naturalistas a menudo parecen estar atrapados en un destino predestinado por fuerzas más grandes que ellos. En el naturalismo, esto se debe en gran parte al enfoque determinista de la corriente literaria. Los escritores naturalistas creían que había leyes naturales -físicas, biológicas y sociales- que regulaban el comportamiento humano. Estas leyes determinaban el destino de los personajes, y a menudo se presentaban como un obstáculo insuperable. Por ejemplo, en "La bestia humana" de Émile Zola, el personaje principal, Jacques Lantier, es un maquinista de locomotoras que parece estar destinado a la locura y al homicidio debido a la determinación biológica de su ancestro asesino. En "Madame Bovary" de Gustave Flaubert, Emma es una mujer insatisfecha que intenta encontrar la felicidad en el adulterio y los gastos excesivos, pero termina en la ruina económica y emocional debido a su propio carácter y las restricciones de la sociedad de la época. En ambos casos, los personajes están atrapados en destinos predestinados que no pueden evitar. La determinación biológica de Lantier y el carácter de Emma son leyes naturales que actúan como fuerzas fuera del control de los personajes.

La relación entre el determinismo científico y el naturalismo

La relación entre el determinismo científico y el naturalismo es compleja. Por un lado, el naturalismo fue influenciado por la ciencia de la época, especialmente el darwinismo y la teoría evolutiva. Por otro lado, la relación entre la ciencia y la literatura no siempre fue armoniosa. Uno de los objetivos del naturalismo era retratar la realidad tal y como es, sin idealizaciones ni romanticismos. Esto a menudo incluía una representación de la clase obrera y las condiciones de vida a menudo brutales y sordidez de la época. Estos detalles estaban destinados a ser precisos y objetivos, y a menudo se basaban en investigaciones científicas y médicas. Además, la teoría evolutiva y el darwinismo influyeron en el naturalismo a través de su enfoque en la selección natural y la competencia. Los naturalistas creían que la sociedad humana estaba sujeta a las mismas fuerzas naturales que la naturaleza, y que los conflictos y la competencia eran elementos inevitables en la vida humana. Sin embargo, la relación entre la ciencia y la literatura no siempre fue armoniosa. A menudo, los naturalistas se burlaban de la literatura romántica y sentimentaloide de la época, y los escritores románticos acusaban a los naturalistas de retratar un mundo frío y sin alma. Por otro lado, el determinismo científico planteó desafíos a la literatura naturalista. Si todo está predeterminado, ¿cómo puede haber espacio para la libre elección y el desarrollo de personajes complejos? Algunos críticos argumentan que el determinismo científico y el naturalismo, por lo tanto, reducen a los personajes a meros objetos determinados, sin libre albedrío.

Conclusiones

En conclusión, el naturalismo se caracterizó por su objetivo de representar la realidad tal y como es, sin idealizaciones ni romanticismos. El naturalismo también estuvo influenciado por la ciencia de la época, especialmente el darwinismo y la teoría evolutiva. Sin embargo, la relación entre la ciencia y la literatura no siempre fue armoniosa. Además, el determinismo científico planteó desafíos a la literatura naturalista, especialmente en lo que se refiere a la libertad humana y la responsabilidad moral. Si todo está predeterminado, ¿realmente tenemos libre albedrío? ¿Podemos ser considerados moralmente responsables si nuestras elecciones están determinadas por fuerzas que no controlamos? En resumen, el naturalismo fue una corriente literaria que reflejó las preocupaciones de la época, incluyendo el determinismo científico. La relación entre el naturalismo y el determinismo científico es compleja, pero es evidente que el enfoque determinista del naturalismo influyó en la estética y la temática de la corriente literaria.