humanista.es.

humanista.es.

El modernismo en la arquitectura: la art nouveau y el modern style

El modernismo en la arquitectura: la art nouveau y el modern style

El modernismo en la arquitectura: la art nouveau y el modern style

La arquitectura siempre ha sido un medio de expresión artística que va más allá de la simple función práctica de construir edificios. En este sentido, el modernismo fue un movimiento que revolucionó el mundo de la arquitectura en la segunda mitad del siglo XIX y principios del siglo XX. En este artículo, nos centraremos en dos corrientes del modernismo arquitectónico: la art nouveau y el modern style.

H2: La art nouveau

La art nouveau surgió en Bélgica a finales del siglo XIX y desde allí se extendió por toda Europa. Su principal característica es la decoración con motivos florales y orgánicos, la tendencia hacia las formas curvas y sinuosas y la utilización de materiales como el hierro forjado o el vidrio. La art nouveau fue la respuesta de los artistas y arquitectos a la industrialización y al estandarización de la arquitectura de la época.

En la arquitectura art nouveau destacan las líneas curvas y sinuosas, inspiradas en las formas de la naturaleza, y el uso de la ornamentación como elemento fundamental de la construcción. Los edificios art nouveau suelen tener una gran cantidad de detalles decorativos en su fachada y en su interior, con motivos florales y orgánicos, así como motivos geométricos que se adaptan a las formas sinuosas. La utilización del vidrio también es característica de la art nouveau, ya que permitía la entrada de luz natural y creaba un ambiente luminoso y acogedor.

Las obras más representativas de la art nouveau se encuentran en Europa, especialmente en ciudades como Bruselas, París o Barcelona. En Bruselas destacan la Casa Tassel, obra del arquitecto Víctor Horta, y el Hotel Solvay, también del mismo autor. En la ciudad de París, uno de los edificios más representativos de la art nouveau es la tienda de los hermanos Castel, diseñada por el arquitecto Jules Lavirotte. Por último, en Barcelona, una de las ciudades con más presencia de la art nouveau, destacamos la obra de Antoni Gaudí, como la Casa Batlló o la Casa Milà.

H3: El modern style

El modern style, también conocido como estilo internacional, es una corriente que surge a principios del siglo XX y que se extiende por todo el mundo a partir de los años 20. El modern style surge a partir de las ideas de la Bauhaus y de la arquitectura racionalista, y se caracteriza por la pureza de las formas, la utilización del acero, el vidrio y el hormigón armado como materiales fundamentales, la funcionalidad y la economía de medios.

Uno de los edificios más representativos del modern style es la Villa Savoye, diseñada por el arquitecto suizo Le Corbusier. Esta villa es una muestra de la búsqueda de la funcionalidad y la simplicidad en la arquitectura, con un diseño en el que priman las líneas rectas y los volúmenes simples y depurados. Otro de los arquitectos más representativos del modern style es Mies van der Rohe, que diseñó edificios como la Casa Farnsworth o el Pabellón Alemán de la Exposición Universal de 1929.

En Estados Unidos, el modern style fue adoptado por arquitectos como Frank Lloyd Wright, que desarrolló su propio estilo orgánico, o el grupo de arquitectos que formaron parte de la Escuela de Chicago, como Louis Sullivan, William Le Baron Jenney o Daniel Burnham.

H2: La influencia de la art nouveau y el modern style en la arquitectura actual

La art nouveau y el modern style supusieron un antes y un después en la arquitectura, dejando una huella que se puede apreciar en la arquitectura actual. La arquitectura contemporánea ha incorporado elementos de la art nouveau y del modern style, creando una síntesis propia que se adapta a las necesidades del mundo actual.

Por un lado, la art nouveau ha dejado un legado en la arquitectura contemporánea en cuanto a la utilización de la ornamentación y la decoración en la construcción. Uno de los ejemplos más representativos es el edificio de la Casa Batlló en Barcelona, diseñado por Antoni Gaudí, que combina la decoración con motivos orgánicos con las líneas curvas y sinuosas propias de la art nouveau.

Por otro lado, el modern style ha dejado su huella en la arquitectura actual en cuanto a la utilización de los materiales y las formas depuradas y funcionales. Uno de los ejemplos más representativos es el edificio del Centro Pompidou en París, diseñado por Renzo Piano y Richard Rogers, que utiliza el acero y el vidrio como materiales fundamentales y que se caracteriza por la simplicidad y la funcionalidad en su diseño.

H3: Conclusiones

En conclusión, la art nouveau y el modern style fueron dos corrientes del modernismo arquitectónico que dejaron una huella imborrable en la arquitectura actual. La art nouveau supuso una vuelta a la ornamentación y la decoración en la arquitectura, mientras que el modern style buscaba la simplicidad y la funcionalidad en la construcción. Ambos movimientos contribuyeron a la renovación de la arquitectura y a la creación de un nuevo lenguaje arquitectónico que sigue vigente en la actualidad.